OMBLIGO INVITA A CLUB DEL RÍO PARA CANTAR ‘AIRE’

Ombligo, tras el lanzamiento de su disco  «Banda sonora para una película que no existe» (Entrebotones, 2020) producido por Edu Molina vuelve al estudio con Club del Rio, unos invitados de lujo para reinterpretar «Aire».

La primera toma de contacto de Ombligo con Club del Río fue en 2016 en el Festival Reina Loba, donde compartieron escenario y manifestaron su admiración mutua. Empezó a forjarse una amistad y a formar parte de la actual farándula musical madrileña. En ella, Club del Río son especialmente queridos no solo por su música, sino porque además son los artífices de un gran proyecto llamado «Tuétano», un canal que hace de altavoz a proyectos culturales. En él solo se puede encontrar buen contenido: bandas emergentes, poco conocidas o muy conocidas, pero siempre contenido de calidad. Hacen vídeos muy cuidados, graban y producen discos, organizan conciertos y eventos varios. Además, organizan los Campamentos Tuétano, encuentros en la naturaleza de un fin de semana con talleres y conciertos, que se han convertido en cita obligada para gran parte de la movida musical madrileña y donde Ombligo han tenido el placer de participar.

Desde que se conocieron siempre estuvo rondando en sus cabezas la idea de hacer una colaboración. Después de algunos intentos frustrados, surgió la idea de grabar el tema «Aire» con ellos en un vídeo en directo. Tenían muy claro como querían que fuera el sonido de la canción para el disco: dos voces, sin percusión, y con una trompeta, pero al escucharlo maquetado en el estudio se dieron cuenta de que las voces de Club del Río eran perfectas para este tema y hacer la colaboración con ellos.

El video fue grabado el pasado enero de 2020 en los estudios Garlic Recods contando con dos genios audiovisuales: Álvaro Sainz de AsainzFilms (La bien querida, La casa Azul, Messura), y Adrián Santos de 33NudosAudiovisual. Ángel conocía a Álvaro de haber trabajado con él en los conciertos de Gira en Kasas, se encargaban del sonido y del vídeo respectivamente. Anika conocía a Adrián de los conciertos de Atardeceres en Vivo, era el encargado del vídeo. Y ambos habían trabajado también con Club del Río, con el audio grabado en directo por el productor Edu Molina, donde también se ha grabado «Banda sonora para una película que no existe». Nada podía salir mal.

Ombligo mandó a Club del Río una grabación maquetera del tema y un par de días antes de grabar el vídeo, se reunieron en su casa para preparar las voces, cosa que no fue del todo fácil ya que eran cinco personas cantando y buscando voces, pero todo surgió de una forma muy orgánica. Toda la magia de luces y ambiente visual es obra de los cámaras. Fue una tarde muy agradable de grabación, entre amigos y gente querida, entre humus, zanahorias y brandy…

De nuevo se pudo ver la gran química que existe entre ambas bandas en la presentación de Ombligo del pasado 5 de marzo en Galileo Galilei, donde «Aire» se estrenó en los escenarios con esta mágica colaboración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *